The cat

Para aprender idiomas es buenísimo practicar en cualquier situación posible y si no tienes un nativo cerca, ¡puedes hacerlo con tu gato! Habla con él y repasa las partes de su cuerpo. Si te acostumbras a utilizar los términos en inglés, por ejemplo cuando le cepilles, seguro que se te quedan grabados. ¡No hay que perder ninguna ocasión para estudiar inglés!

Comparte
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Introduce tus datos para mantenerte informado

Introduce tus datos para mantenerte informado