A menudo nos preocupamos por educar a los niños a los que damos clase para un futuro del que sabemos muy poco. Si la pandemia nos ha enseñado algo, es lo rápido que puede cambiar el mundo y el futuro. Ahora nos enfrentamos a más retos que nunca a la hora de prepararlos para ese cambio y a guiarlos en los primeros pasos de su recorrido por la vida.

Por suerte, la Educación para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas pone a nuestra disposición un mapa para recorrer este camino, y la clase es un buen punto de partida.

 

Como dice mi personaje infantil favorito, el Oso Paddington:

 

“If we are kind and polite, the world will be alright!”

 

¿Inocente? Es posible, pero animar a los niños a ser buenos y educados con otras personas, los animales y el medioambiente nos ayudará a mejorar el colegio, el entorno y el mundo de los niños. A muchos profesores les gusta empezar el año escolar fomentando un ambiente amable y respetuoso para dejar claro cuáles son los valores que se esperan en la clase. Por eso en mi clase, y en muchas clases en todo el mundo, podéis ver un cartel con la palabra THINK en este acróstico:

 

“Is what you are saying:

T – True?

H – Helpful?

I – Inspiring?

N – Necessary?

K – Kind?

 

Animar a los niños a pensar antes de decir algo a otros niños en clase y en el recreo, o a sus hermanos en casa, es una manera de ayudarles a reflexionar sobre la bondad, además de sentar las bases de la empatía.

En el artículo «Can empathy be taught?» de Psychology Today, Erin Walsh y David Walsh afirman: «No podemos sentar a nuestros hijos para darles lecciones formales de empatía. Las respuestas empáticas surgen con el tiempo en el contexto de las relaciones de cariño, los modelos a seguir, los cuentos infantiles, la comunicación, el juego, el entrenamiento emocional y mucha paciencia».

Los niños pequeños aprenden a través del ejemplo y la experiencia. Afortunadamente, para muchos profesores, el aprendizaje social y emocional (SEL) es tan importante como el resto de contenidos que enseñamos.

 

Concienciación

Para que los niños vayan tomando conciencia de los sentimientos, me gusta enseñarles fotos de situaciones (que busco en unsplash o pixabay) y preguntarles cómo creen que se siente la persona de la imagen, para que puedan empezar a identificarse con situaciones que podrían ser difíciles. Las situaciones menos agradables que pueden darse en una clase de primaria son cosas como reírse de los compañeros cuando les pasa algo malo, por ejemplo, cuando se caen, se les cae el estuche haciendo mucho ruido o se tiran algo encima. Otro ejemplo son los comentarios poco afortunados cuando a alguien se le resiste una tarea, por ejemplo, de matemáticas. He puesto este ejemplo porque sé de primera mano cómo se siente una al tener dificultades con esta asignatura. A veces comparto esta experiencia con los niños en la clase y es algo que les llega porque suelen querer mucho a sus profesores y no quieren que nos sintamos mal. De ahí podemos pasar a cómo puede sentirse otro niño sin tener que llamar la atención sobre nadie en particular.

 

A veces ocurren cosas que pueden ayudarnos a desarrollar la empatía. Hace poco di clase a un grupo de niños de 5 años. Acababa de llegar un compañero nuevo de otro país que no conocía ninguno de los dos idiomas que se hablaban en el colegio. El primer día lloró desconsoladamente. Cuando empezó a llorar el segundo día, los niños se incomodaron y, por desgracia, algunos se rieron de él. Yo decidí plantar solo la semilla explicándoles cómo podría sentirse. Les pregunté: «¿Cómo creéis que os sentiríais vosotros si fueseis a un colegio nuevo en otro país y ninguno de vuestros padres estuviese cerca para daros un abrazo?». Literalmente, vi cómo lo empezaban a entender y a ponerse en la piel de este niño. Fue emocionante. Uno de los niños que se había estado riendo de él fue a darle un abrazo sin que yo le dijese nada. Otro le cogió la mano cuando salieron a jugar al recreo. ¿Se puede enseñar la empatía? Puede que no, pero se puede plantar la semilla.

 

La canción de la bondad

Como la música y las canciones juegan un papel muy importante en la enseñanza, me gusta introducir el tema de la bondad con una canción porque es muy fácil echar mano de la letra en un momento dado. Hay muchas canciones sobre la bondad, pero Be kind de Joe Reilly es mi favorita ahora mismo. También podéis poner el vídeo para que vean cómo van siguiendo los niños la letra.

El mensaje del estribillo es muy bonito:

Use your mind to be kind

Be smart use your heart

Intend to be a friend

Then do it all over again

Use your mind to be kind

Be smart use your heart

Intend to be a friend

Kindness never ends

Aquí podéis ver la letra entera. Esta canción también es genial para empezar a trabajar en los objetivos de desarrollo sostenible, ya que la letra habla de ser bueno con los demás, pero también con los animales, las plantas y los árboles.

 

Hablar sobre ser buenos

También podemos hablar sobre cómo ser buenos en el colegio, en casa y en el mundo. Proporcionarles frases para que los niños puedan formar las suyas:

I can… share my colours/felt pens/rubber/scissors, etc.

      … say Thank you!

       … say nice things.

      … speak to a new student.

En otro momento, a lo mejor me parece adecuado que los niños reflexionen sobre la bondad que ven alrededor.

Les pregunto:

  1. Who is the kindest person you know?
  2. Why?
  3. How do you feel when people are kind?

 

Nos tomamos un tiempo para pensar y hablarlo en grupo.

Es bueno también pedir a los niños que reflexionen sobre su propio comportamiento.

  1. When did you last do something kind?
  2. What was it?

 

Cheerleader Campaign

Después de esto, es buen momento para introducir nuestra «campaña de animadores». Todos necesitamos «animadores» en la vida, y los niños pueden ocupar ese papel entre ellos. En esta «campaña», los niños de clase pueden nominar de manera anónima a un compañero cuando han hecho algo bueno por ellos. He recortado hojas para que los niños escriban en ellas sus mensajes.

 

Las hojas dicen: Thank you to… y los niños pueden completar quién ha hecho algo bueno y qué es. Por ejemplo: You share your colours (felt pens/rubber/scissors, etc) You say nice things.  You play with me at break.  You give good hugs.

 

En la pared de clase hay un “árbol de la bondad” que vamos construyendo con las hojas de las cosas buenas.

 

 

También utilizo plantillas con mensajes para que los niños puedan escoger la que quieran.

 

Kindness Senses poems

Otra actividad sería la creación de poemas sobre los sentidos para pensar en la bondad.

Leo primero mi poema como ejemplo.

Kindness looks like my mum!

Kindness feels like a big hug from my son!

Kindness smells like my cat Fifi!

Kindness sounds like my favourite song!

Kindness tastes like my favourite meal someone has made for me!

 

Luego, doy a los niños el comienzo de cada frase y ellos hablan sobre los ejemplos con las que se podrían completar. Después todos escriben el poema a partir de sus experiencias.

 

Kindness

Kindness looks like ………………………………………

Kindness feels like ………………………………………

Kindness smells like ………………………………………

Kindness sounds like ………………………………………

Kindness tastes like ………………………………………

 

Hugging

Los abrazos son muy importantes. Como dijo una vez la terapeuta Virginia Satir: «Necesitamos cuatro abrazos al día para sobrevivir, ocho para mantenernos y doce para crecer».

A veces, cuando somos buenos con alguien, nos sentimos como si le abrazásemos. Si no podemos abrazar, podemos reemplazar los abrazos por buenas acciones.

También hacemos hug necklaces como los de la foto, que son muy populares. Así los niños también mandan «abrazos» a las personas que quieren.

 

Estas son algunas de las actividades que podemos hacer en la clase de primaria para fomentar la bondad y la empatía entre los niños. Por suerte, es un recorrido muy largo y tenemos mucho tiempo para hacerlo paso a paso. ¡Buen viaje!

 

Bibliografía y materiales extra para leer o ver:

Erin Walsh y David Walsh: https://www.psychologytoday.com/us/blog/smart-parenting-smarter-kids/201905/how-children-develop-empathy

Artículos interesantes sobre los abrazos y la salud mental:

https://amp-theguardian-com.cdn.ampproject.org/c/s/amp.theguardian.com/lifeandstyle/2021/jan/24/lost-touch-how-a-year-without-hugs-affects-our-mental-health

https://actionforhappiness.org/10-keys/giving

Charla TED de Mary Gordon: https://www.youtube.com/watch?v=DIrrlaA1wbA

 

Vanessa Reilly es maestra y pedagoga. Lleva más de 30 años enseñando inglés a niños hasta los 12 años. Formadora de profesores y ha escrito libros sobre la enseñanza de inglés en infantil y primaria.

 

Comparte
Los meses del año en inglés son unas de las primeras palabras que los estudiantes de inglés tienen que aprender, incluyendo a nuestros alumnos más jóvenes. Por eso, en el post de hoy, proponemos algunos juegos y ejercicios para ayudar a los niños a aprender los meses del año de forma divertida.

Introduce tus datos para mantenerte informado

Introduce tus datos para mantenerte informado