Subir

¿Qué es una emoción? Aspectos básicos (Vol. II)

20 julio, 2017

Cambridge Learning Journey, Educación e Innovación, Pedagogía

Hoy seguimos descifrando qué son las emociones y cómo funcionan ¿sabes cómo influye la amígdala cerebral? Te lo contamos.

En el post anterior hablamos sobre las características de las emociones y cuáles eran las emociones básicas. A continuación seguimos explorando la Neurobiología de las emociones, además de contemplar estrategias emocionales para poner en marcha con los alumnos.

Neurobiología de las emociones

Si nos centramos en el cerebro de un mamífero, las emociones se ubicarían en el sistema límbico, estructura que pertenece al cerebro emocional. El sistema límbico es un conjunto de estructuras que están muy relacionadas con las emociones, además de los aprendizajes básicos, la memoria y el apego. Quizá, la estructura más implicada en la emoción y en el aprendizaje sea la amígdala cerebral. Dicha estructura tiene una forma similar a la de una almendra y en ella se codifican las emociones, especialmente las negativas (miedo, tristeza y rabia). Cuando experimentamos una emoción, las amígdalas cerebrales están activas. Las amígdalas tienen mucho que ver con el aprendizaje. Se ha demostrado en numerosas investigaciones que para que haya un aprendizaje óptimo es necesario que las amígdalas están activadas a nivel medio. La hiperactivación y la hipoactivación de la amígdala implica una dificultad de aprendizaje.  

En las investigaciones se ha demostrado que si la extirpamos la amígdala a una rata, perdería el miedo a enfrentarse a un gato, por lo que sus probabilidades de supervivencia se ven significativamente reducidas. La amígdala está estrechamente relacionada con la corteza prefrontal en donde se gestionan las emociones que experimentamos. Lesiones en la corteza prefrontal implican dificultades para regular nuestras propias emociones como le sucedió al famoso Phineas Gage.

Estrategias emocionales para poner en marcha con tus alumnos

A continuación veremos una serie de estrategias de tipo emocional para ayudar a gestionar sus emociones a nuestros alumnos:

1. Nombrar para dominar

Esta estrategia es muy útil para identificar y etiquetar la emoción e ir reduciendo su intensidad poco a poco. Por ejemplo: ante un conflicto entre dos compañeros, los mejor que podemos hacer sería decir algo parecido a esto: Entiendo lo mal que lo estáis pasando los dos en esta situación. La emoción que estáis viviendo es la rabia, ya que os molesta estar enfadados entre vosotros al ser buenos amigos. ¿Qué os parece si…? A partir de ese momento se buscan soluciones para dicho conflicto.

2. Hipoactivar la amígdala

como ya hemos comentado, cuando estamos experimentando una emoción la amígdala se hiperactiva. El objetivo sería reducir la intensidad de la emoción para que la corteza prefrontal pueda volver a coger el control de la situación. Algunas de las cosas que podemos hacer para reducir la activación amigdalar son:

  • Ejercicios de relajación y respiración
  • Realizar algún ejercicio físico (saltar, dar palmas, andar, correr, etc.)
  • Hacer una actividad que guste
  • Distraer al alumno con alguna actividad alternativa
  • Hidratación: ir al baño a beber agua y salir unos minutos de clase
  • Abrazar a nuestro alumno

3. Activar las variables de tiempo y espacio

Ante situaciones de mucha emoción, lo que podemos hacer es conseguir que pasen unos segundos para que la emoción no sea tan intensa: contar hasta 10, 15 ó 20, meterse las manos en los bolsillos si hay ganas de agredir, alejarse de la situación en donde se ha producido la emoción, etc. En un primer momento será el docente quien tenga que ayudar al alumno a poner en marcha dichas estrategias (heterorregulación) para que posteriormente, en base a la repetición y la experiencia, el alumno sea capaz de ponerlas en marcha por sí mismo (autorregulación).

4. Situarse por debajo de sus ojos

Si nos colocamos por debajo de los ojos de nuestro alumno, conseguiremos una actitud de colaboración, respeto y no agresión. Dichas actitudes también las llevan a cabo otros mamíferos superiores.

5. Dejar que el hemisferio derecho tome la iniciativa

Ante una situación en la que el niño está emocionalmente “inundado”, lo mejor que podemos hacer es animarle a que exprese sus emociones a través de su hemisferio derecho. Para ello, las actividades que podemos llevar a cabo son dibujar, colorear, expresión corporal, actividad física, escuchar música o cantar, relajación, figuras con plastilina, etc.

 

Autor: Rafael Guerrero (www.darwinpsicologos.com)

Posts Relacionados

Llegando a nuestro destino: el motor del aprendizaje

12 octubre, 2017

Cambridge Learning Journey, Educación e Innovación, Pedagogía

Hoy llegamos al final del viaje que hemos hecho descubriendo la relación entre la autoeficacia y las inteligencias múltiples. ¡Entérate de todo!

Leer

La autoeficacia y su relación con las inteligencias múltiples (Vol.III)

20 septiembre, 2017

Cambridge Learning Journey, Educación e Innovación, Pedagogía

Seguimos profundizando en las inteligencias múltiples y cómo trabajarlas. Hoy cerramos capítulo con la interpersonal, la intrapersonal y la naturalista.

Leer

El ejemplo en el aprendizaje

12 septiembre, 2017

Cambridge Learning Journey, Educación e Innovación, Pedagogía

Inspirar para enseñar. Hoy reflexionamos sobre cómo educar dando ejemplo.

Leer