Subir

LA NUEVA NORMALIDAD, UNA OPORTUNIDAD PARA LA NUEVA EDUCACIÓN

26 mayo, 2020

Cambridge, Educación e Innovación, Ideas para profesores, Pedagogía, Profesores, Sin categoría

La llegada del COVID-19 trajo de la mano un antes y un después en nuestras vidas. En el después, la llamada nueva normalidad, el término acuñado para definir la nueva forma de vida a la que tendremos que adaptarnos mientras convivamos con el virus, ha venido para quedarse y nos ofrece la oportunidad de crecer como individuos y crear una sociedad y una educación mejor de la que ya teníamos. En nuestra mano está el aprovecharla.

Con la llegada del COVID-19, la educación está viviendo su propia transmutación.

Este curso escolar que está llegando a su fin con los “temarios a medias” nos está preparando para ver cómo afrontar y elaborar lo que podría ser una nueva educación.

Una educación donde entre mascarillas, guantes, geles, limpiezas responsables y distancias físicas que no sociales, los profes y alumnos, volverán a enseñar /aprender, echando algunas cosas de menos y valorando otras más.

Una nueva educación para una nueva normalidad.

 

¿Cómo podemos empezar a adaptarnos a esta nueva normalidad?

Profesor@s, alumn@s, familias y empresas hemos tenido y tendremos que adaptarnos a las nuevas circunstancias sencillamente porque nuestra vida, la de tod@s, lo merece.

Pero ¿cómo adaptarnos a esta nueva realidad? Resulta imposible dar una respuesta única a la incertidumbre que conlleva pero si podemos contemplar determinadas actitudes que nos acercarán a vivir este nuevo escenario desde una perspectiva mucho más proactiva y enriquecedora, tanto en nuestro desarrollo profesional como en lo personal. Aquí os proponemos algunas de ellas, especialmente enfocadas a la educación, pero que sin duda podéis extrapolar a otros aspectos de la vida.

 

La resilencia y adptación al cambio

La historia de la humanidad nos ha demostrado que ante las adversidades, las personas potenciamos nuestras capacidades para adaptarnos a las nuevas circunstancias, desarrollando y creando soluciones a las necesidades que surgen. Esta capacidad de adaptarnos a las nuevas exigencias nos permite avanzar y evolucionar como individuos y como sociedad.

Desarrollar o potenciar nuestra resiliencia, es decir nuestra capacidad para afrontar esta situación de crisis y salir fortalecidos/as de ella, es la primera de las cuestiones que tenemos que contemplar para iniciar la reconversión de nuestra profesión y vocación, nuestra nueva forma de ser docentes. Y no lo dudes todos/as somos en mayor o menor medida resilientes, tú también; piensa en situaciones difíciles que has tenido que afrontar, dentro o fuera de la educación, y como conseguiste salir de ellas.¿ Lo recuerdas?, pues está es una más.

 

El aprendizaje continuo

El aprendizaje continuo nos mantiene en constante desarrollo y es clave en nuestra motivación. En una situación como esta, aquell@s que no asuman sus carencias, limitaciones, desconocimientos y/o no quieran aprender a superarlas, serán víctimas de otro virus muy extendido en la sociedad, el de la resistencia al cambio y que en el ámbito educativo, tarde o temprano causará la muerte como docente de quien lo sufra.

Aceptar nuestra ignorancia y reconocer lo mucho que podemos y aún nos queda por aprender, nos invitará a seguir nutriéndonos, dándonos la oportunidad de incorporar otras visiones que nos ayuden a sentirnos y ser mejores profesionales.

Seamos flexibles y liberémonos de nuestra verdad absoluta, de hacer lo mismo de siempre o de creer que nuestra forma de hacer las cosas es lo obvio. Escuchemos y agradezcamos a las personas que nos dan sugerencias, recomendaciones, alternativas, opciones diferentes a las nuestras y probemos, quizás nos sorprendamos.

 

Optimismo y positivismo

Ver la vida con optimismo y positivismo no significa dar la espalda a la realidad. Aprender a desarrollar una actitud positiva y optimista ante las circunstancias favorecerá tu creatividad, te desinstalará de la queja improductiva y te permitirá, poniendo la mirada en un futuro mejor, analizar los pros y los contras de las nuevas opciones para que puedas elegir.

Enseñar a nuestro alumnado a desarrollar una actitud positiva y optimista ante las circunstancias provocará en ellos los mismos resultados.

 

DAFO: compañerismo y empatía 

No hay nada peor que el sentirse solo ante la incertidumbre. Es quizás por ello que este momento el claustro cobra más sentido que nunca al representar no solo un equipo de docentes si no de personas que aúnan sus energías, esfuerzos, conocimientos y capacidades para afrontar esta situación acompañad@s.

Desde tu rol de docente fomenta, anima y anímate a crear espacios o momentos para analizar las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades (DAFO) tanto del alumnado como de ti a nivel individual, del equipo de docentes y/o del centro ante esta nueva situación; conoceros os permitirá adaptaros a esta nueva realidad .

 

Creatividad, emocionalidad y r/evolución de los métodos de enseñanza

Nelson Mandela decía que “La educación es el arma más poderosa que existe para cambiar el mundo” Pues vamos a ello:

  • Reactiva tu ilusión y da la bienvenida al tipo de docente que siempre has querido ser.

     
  • Potencia tu lado más cercano, ese que te permitirá entender y descubrir las realidades y necesidades de tu alumnado para atender mejor a su educación.

  • Desempolva tu “maletín del docente”, ese que respalda tu: “si a mí me dejaran …” y ponte a trabajar con todos los recursos que sepas que ahora más que nunca son los que hay que utilizar.

  • Ábrete aún más a la posibilidad de una fusión de la enseñanza tradicional con el aprendizaje apoyado en recursos tecnológicos o visuales, el trabajo por proyectos, el  aprendizaje a través de lo cotidiano u otras fórmulas aún por descubrir. 

  • Si finalmente se da, saborea y aprovecha la tan deseada bajada de la ratio de alumn@s en la clase que te permitiría, entre otras:
    • la atención más personalizada donde serás guía que tutoriza el aprendizaje,
    • una gestión del aula que contemple la realidad integral del alumnado
    • o el acompañamiento emocional que tan necesario será en la nueva normalidad para muchos de nuestros/as chic@s.
 

Pasión vocacional

Somos profes, docentes, amamos nuestra profesión, lo que estudiamos.
Tiremos pues de nuestra vocación, de nuestra pasión por aprender, por enseñar a descubrir. Contagiemos a nuestros alumnos/as de un buen virus llamado aprender y hagámosles participes de nuestra capacidad para reinventarnos para ayudarles a crecer.

Y no lo olvides , una nueva realidad nos está esperando, saldremos de esta.

Piedad Castellanos. Psicóloga.
www.eseducacionemocional.com

Posts Relacionados

Ideas para profesores: WhatsApp como herramienta en el aula

7 julio, 2020

Cambridge, Cambridge Learning Journey, Educación e Innovación, Exámenes, Ideas para profesores, Profesores, Recursos

¿ Crees que WhatsApp podría servir para preparar la parte escrita del examen B2 First?¿Demasiado bueno para ser verdad? Pues aunque parezca increíble vamos a compartir los resultados de algunas investigaciones que han ayudado a los alumnos a aprobar. También compartiremos ideas sobre cómo utilizar WhatsApp u otras aplicaciones de mensajería instantánea (MI) para respaldar el aprendizaje tanto dentro como fuera del aula.

Leer

Consejos para prepararse los exámenes de Cambridge ¡y lograr tu objetivo!

25 junio, 2020

Aprender inglés, Cambridge, Exámenes

¿Te has propuesto prepararte para aprobar algún examen de Cambridge? ¿No sabes cómo empezar o te cuesta organizarte? ¿Cómo puedes estudiar para que el tiempo que invertimos sea más efectivo? En este artículo vamos a explorar de qué forma podemos ser más productivos con algunos consejos para gestionar el tiempo de estudio y práctica y las emociones que un reto como ese examen nos genera (miedo, bloqueo, inseguridad, ansiedad…). Y, por supuesto, veremos qué estrategias son más efectivas para rendir mejor el día E (¡de examen!).

Leer

Ideas para profesores: cómo enseñar gramática avanzada y lidiar con el síndrome del impostor

18 junio, 2020

Cambridge, Ideas para profesores, Pedagogía, Profesores

La gran mayoría de profesores experimentan en algún momento de su Carrera el llamado “síndrome del impostor”, el sentimiento de no estar capacitado para dar lo que los alumnos necesitan. Además, esto suele pasar en el contexto de la enseñanza de gramática de nivel avanzado. Este artículo analizará por qué está bien no saber alguna respuesta, por qué esto puede ser positivo para los alumnos y cómo lidiar con esos momentos en el aula en los que tenemos que admitir que no sabemos algo.

Leer