La fase entre los 10 a los 12 años es un período de cambios y adaptaciones. El paso entre la niñez y la adolescencia, puede ser difícil tanto para alumnos como para profesores pero también significa tener lo mejor de los dos mundos.

A continuación, nos centraremos en cómo son y cómo aprenden inglés los niños de 10 a 12 años y en algunas ideas prácticas que puedes aplicar en tus clases. 

 

Los alumnos de 10 a 12 años ¿cómo son y cómo aprenden?

 

¿Cómo son?

  • Como adolescentes, los niños de 10 a 12 años se vuelven más sensibles a la crítica y opinión de los demás, así como más necesitados de la aprobación de sus iguales. Esto a menudo se revela en su necesidad de interacción con los demás niños y en su gusto por las actividades en grupo.
  • Es en esta fase que la mayoría comienza a desarrollar las características propias de su personalidad individual, por lo que empiezan a tener opiniones más claras y a ser capaces de explicarlas y defenderlas.
  • A los niños de entre 10 y 12 años, en general, les sigue encantando el humor, reírse, contar y escuchar historias, por lo que suelen ser muy creativos e imaginativos. Por otra parte, también les siguen gustando los juegos, aunque son ahora más competitivos.    

 

Animation Cartoon GIF by Mytikah - O Livro dos Heróis

 

¿Cómo aprenden?

Para que el proceso de aprendizaje sea efectivo a la vez que divertido, es primordial que los alumnos se sientan no solo motivados, sino también cómodos y libres de participar y cometer errores. Para ello, las actividades deben de tener una serie de características:

 

Comunicación 

Poder comunicarse es parte fundamental del proceso de aprendizaje de cualquier idioma, más aún si se trata de niños. Además, el hecho de poder expresarse oralmente en una lengua diferente es, para muchos alumnos, extremadamente motivador. Los niños de entre 10 y 12 años son capaces de adquirir mucho vocabulario y estructuras gramaticales a través de actividades comunicativas tales como juegos, debates, role-plays, creación de historias.

 

Personalización

En estas edades la importancia del yo y del grupo es cada vez mayor: los juegos que les gustan, los amigos, las clases, los deportes que practican o los programas que ven son la realidad que los rodea y con la que más pueden llegar a identificarse. Personalizar determinadas actividades y dejarles espacio para que expresen sus gustos y opiniones en inglés es vital para un aprendizaje eficaz y divertido del idioma. 

 

Diversión

El refrán que afirma que “la letra con sangre, entra”, es totalmente falso. ¡La letra con risa SÍ que entra! El humor, la diversión, el pasarlo bien en clase facilitarán siempre el proceso de aprendizaje e interiorización de lo aprendido.   

Todos sabemos que los plazos ajustados, las obligaciones curriculares, o la burocracia pueden dificultar la tarea de crear actividades divertidas. Sin embargo, es necesario dejar espacio para la diversión en clase, y aquí os dejo algunas ideas:

 

Tips, consejos e ideas

 

Animation Occupy GIF by Mytikah - O Livro dos Heróis

 

La tecnología es tu amiga

¡Y lo sabes! Aunque no te lleves demasiado bien con ella, aunque a veces te falle en el momento más crucial…. Hay un montón de herramientas prácticas  que pueden animar mucho una clase con poco más de un clic. 

¿Quién va ahora? Este es un truco que uso a menudo en mis clases. No se necesita mucha preparación y, a pesar de su increíble sencillez, tiene un gran efecto a la hora de animar la clase y captar la atención de los alumnos. Lo único que tienes que hacer es teclear Wheel of Names en el buscador de Internet y encontrarás una serie de opciones. Algunas, como online-stopwatch.com, que incluye diferentes formas o personajes.  Son la herramienta perfecta para elegir qué alumnos y en qué orden darán la respuesta a un ejercicio o participarán en un juego.

 

Adáptalo

Los libros son una herramienta absolutamente vital para el profesor y sus mayores aliados a la hora de enseñar. Además, la inmensa mayoría de sus ejercicios son fácilmente adaptables y convertibles en divertidos juegos didácticos. Algunos ejemplos de estos juegos, excelentes para niños de entre 10 y 12 años por ser competitivos y no excesivamente infantilizados, son los de sobra conocidos Kahoot o Blooket. En caso de que los alumnos no pueden usar el móvil en clase, Baamboozle y WordWall  pueden ser alternativas perfectas para jugar de forma competitiva, en grupo y aprender o revisar casi cualquier materia. En todas las plataformas podrás encontrar cientos de juegos ya preparados o crear los tuyos propios. 

 

Equivocarse = aprender

Crea un ambiente en que los alumnos se sientan seguros para cometer errores. Por ejemplo, algo que hago muchas veces, es equivocarme a propósito, provocando que los alumnos detecten el error y me corrijan. Se sentirán empoderados, capaces no solo de interiorizar conocimiento sino también de trasmitirlo y compartirlo. Además, les encanta corregir a la profe!

Por otra parte, para ayudar al desarrollo de la colaboración, puedes crear comodines especiales en los juegos como, por ejemplo, pedir ayuda a un compañero o a toda la clase y ver qué opina la mayoría.

 

¿Esto qué es? ¿Me lo explicas?

Admitámoslo: los niños de hoy en día nos dan mil vueltas en determinados temas. ¿Por qué no aprovechar esto en clase de inglés?  

Primero, descubre qué les gusta y cuáles son sus intereses. No será difícil, les encanta hablar de lo que les gusta hacer. Después, solo tienes que integrar esos intereses en la clase y en el uso de la lengua inglesa. Les puedes pedir que te expliquen el significado del nuevo meme de moda o que elijan una canción para trabajar en clase. A los que siempre terminan antes que los demás, pídeles que escriban en tres frases las reglas básicas de su video juego o deporte favorito. 

Espero que todas estas idas, fáciles de poner en práctica y que exigen muy poca preparación, te inspiren.  Además, se adaptan a cualquier tipo de enseñanza, ya sea presencial, online o híbrida. 

 


Ana Leite. Profesora de inglés en El Centro Británico,  Santiago de Compostela, España.  Cuenta con formación y experiencia en el ámbito de la enseñanza de inglés (Cambridge Assessment English CELTA, IH Certificate in Teaching Young Learners and Teenagers).

Comparte
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Cuando empezaste a hablar inglés, seguro que lo hiciste utilizando frases muy sencillas: con un sujeto y un verbo conseguías comunicar las ideas básicas. Pero, conforme has ido avanzando, esta estructura se te ha quedado corta. Es aquí donde entran las relative clauses, oraciones con pronombres relativos, para ayudarte a expresar ideas más complejas y a que tu inglés suene mucho más natural.

Introduce tus datos para mantenerte informado

Introduce tus datos para mantenerte informado