Para profesores de estudiantes de enseñanza superior o empleados: Jade Blue, profesora de inglés, formadora, investigadora y consultora de Employability Skills o competencias profesionales, nos cuenta qué aspectos de la colaboración y el trabajo en equipo se deberían enseñar y cómo integrarlos en clase.

Un estudio revela que la capacidad de colaborar y trabajar de manera eficaz en equipo es uno de los atributos más buscados a la hora de contratar empleados. Empresas de todo el mundo demandan cada vez más competencias básicas efectivas como la colaboración y el trabajo en equipo.

Integrar la colaboración y el trabajo en equipo en clase hace que haya una mayor integración en el aula y facilita el aprendizaje de idiomas al fomentar la interacción de los alumnos. Pero además de ser clave para la inclusión y la participación, el desarrollo de estas habilidades también permite a nuestros alumnos desenvolverse eficazmente en su lugar de trabajo y desarrollar todo su potencial a lo largo de su carrera.

 

¿Qué aspectos de la colaboración y el trabajo en equipo se deberían enseñar?

Un buen punto de partida a la hora de escoger un aspecto para trabajar en clase es el marco de competencias profesionales en la enseñanza de inglés de Cambridge. Dentro de este marco, nos ha parecido útil dividir la colaboración y el trabajo en equipo en tres áreas principales:

  • Trabajar bien en grupo consiste en que los alumnos puedan establecer maneras de trabajar juntos de manera eficaz. Los alumnos deben ser capaces de dar respuestas constructivas a los demás y ayudarlos a llevar a cabo tareas.
  • Completar tareas y proyectos colaborativos se refiere a la capacidad del alumno para identificar tareas y subtareas, y llegar a un acuerdo sobre lo que hay que hacer. Los alumnos deben ser capaces de gestionar la distribución de tareas, repartiendo equitativamente la carga de trabajo entre los miembros del grupo, hacer uso de las habilidades y conocimientos de sus compañeros y garantizar el progreso hacia la consecución de un objetivo.
  • La gestión de conflictos está relacionada con la capacidad del alumno para identificar retos, problemas y oportunidades. Los alumnos deben ser capaces de gestionar los conflictos del equipo y resolver los problemas que puedan surgir durante las actividades grupales.

 

Reality TV gif. Four members on Down to the Studs raise their hands excitedly from a team huddle.

 

¿Cómo puedo integrar estas competencias en mis clases?

Hay muchas maneras de incorporar estos aspectos de la colaboración y el trabajo en equipo en las clases de inglés. Puede que ya tengas oportunidades para hacerlo, por ejemplo, en proyectos o actividades en los que haya que resolver problemas. Si no, también puedes probar estas actividades, que son compatibles tanto con contextos de aprendizaje presenciales como a distancia.

 

Colaboradores

Pida a los alumnos que debatan en qué consisten un buen equipo y un buen colaborador. Pídeles ejemplos de comportamientos y rasgos de personalidad positivos y negativos a la hora de trabajar en equipo y ve tomando nota en la pizarra.

Anima a los alumnos a que enumeren las cualidades más importantes de un colaborador eficaz. Pídeles que trabajen por separado y dales entre 10 y 15 minutos para que investiguen en y hagan una lista con las ocho cualidades o comportamientos que consideren más importantes.  Algunos ejemplos podrían ser:

  • Compartir ideas abiertamente
  • Demostrar fiabilidad
  • Escuchar a los demás con atención
  • Ayudar a los demás
  • Tratar a los demás con respeto

Una vez transcurrido el tiempo de investigación, pídeles que compartan sus conclusiones por parejas. Explícales que ahora tendrán que combinar sus listas y elegir las ocho cualidades y comportamientos más importantes. Anima a los alumnos a justificar sus elecciones y a explicar por qué les han parecido las cualidades más relevantes. Cuando las parejas hayan combinado sus listas, repite el proceso unas cuantas veces más uniendo las parejas en pequeños grupos, los pequeños grupos en grupos más grandes y, por último, haz que toda la clase comparta y combine sus listas.

Cuando todos se hayan puesto de acuerdo, dales un tiempo para debatir por parejas qué cualidades creen que tienen y cuáles les gustaría mejorar. En futuras actividades de trabajo en grupo, anima a los alumnos a utilizar esa lista para reflexionar sobre su participación en tareas colaborativas.

 

Resolución de conflictos

Escribe estas estrategias de resolución de conflictos en la pizarra o imprímelas y repártelas entre los alumnos:

  • Evitación: una o ambas partes ignoran o eluden el conflicto con la esperanza de que se resuelva por sí solo
  • Concesión: ambas partes renuncian a algo valioso, pero también ganan algo
  • Adaptación: una parte «cede» a los deseos o exigencias de la otra parte.
  • Competición: ambas partes intentan «ganar», una de las partes «pierde»
  • Colaboración: se encuentra una solución que satisfaga plenamente a todas las partes

Pida a los alumnos que discutan los pros y los contras de cada estrategia en diferentes contextos. Después de hacer una tarea colaborativa en grupo más extensa, como un proyecto de libro de texto, anima a los grupos a reflexionar e identificar los puntos del trabajo en los que hubo desacuerdos o conflictos. Pídeles que reflexionen acerca de los métodos y enfoques que han utilizado para resolverlos y si harían algo diferente la próxima vez.

Profundizar en el conocimiento de las aptitudes profesionales y cómo desarrollarlas no solo ayuda a los estudiantes de enseñanza superior a prepararse para sus futuras carreras profesionales, también contribuye a aumentar las posibilidades de alcanzar el éxito y la satisfacción en el ámbito laboral de las personas que ya desempeñan un puesto de trabajo.

Los profesores de inglés que desean ayudar a sus estudiantes a mejorar sus habilidades básicas para el trabajo pueden beneficiarse del nuevo módulo Employability Skills de Cambridge University Press & Assessment.

Comparte
En un mundo cada vez más virtual, la popularidad de los exámenes digitales va en aumento. Cada vez utilizamos más nuestros dispositivos electrónicos, por lo que no es de extrañar que muchos de los alumnos se sientan más cómodos realizando exámenes digitales que sus equivalentes tradicionales en papel.