Cuando pensamos en tradiciones británicas, la hora del té es una de las primeras que se nos viene a la mente. Y es que nos resulta imposible imaginar a los personajes de Jane Austen sin una tacita de porcelana en la mano, a Alicia en el País de las Maravillas sin su extravagante Afternoon Tea o al mismísimo Doctor Who sin su dosis diaria. ¿Verdad?

You can never get a cup of tea large enough or a book long enough to suit me. – C. S. Lewis.
Nunca encuentro una taza de té lo bastante grande o un libro lo bastante largo para saciarme.

Los ingleses son unos bebedores de té empedernidos y no solo en la ficción: en Gran Bretaña se toman nada más y nada menos que 100 millones de tazas de té al día. No hay casa británica sin su hervidor de agua listo para preparar un té en un par de minutos. 

Esta bebida llegó a Gran Bretaña importada de China en el siglo XVIII pero no fue hasta el siglo XIX cuando la duquesa de Bedford puso de moda lo que hoy conocemos como “hora del té”.
Por aquel entonces, estaba de moda servir la cena en torno a las ocho de la tarde, y se ve que la duquesa era un tanto glotona y no aguantaba hasta entonces. Un día se le ocurrió que sus criados le sirvieran una taza de té con algo de picar a las cuatro de la tarde.  Le gustó tanto y le sentó tan bien, que se lo contó a todos sus amigos, extendiendo la hora del té entre la alta sociedad británica. 

 

The Tea Lol GIF by Shalita Grant

 

Ahora las costumbres han cambiado y, aunque los británicos siguen bebiendo té a todas horas, se ha adelantado la hora de la cena entre las seis y media y las ocho de la tarde, por lo que el Afternoon Tea entre las tres y las seis de la tarde se suele reservar para las ocasiones especiales. 

A nosotros nos encantan las ocasiones especiales, así que vamos a preparar uno. ¡Aviso! Si tienes hambre, ve a por un tentempié antes de seguir leyendo.

 

Para ser unos anfitriones de 10, serviremos a nuestros distinguidos invitados: 

👉 Una tetera bien grande, normalmente de té negro. 

👉 Una jarrita de leche caliente.

👉 Unos sándwiches de salmón, roastbeef, o pepino, sin corteza y bien untados con mantequilla.

👉 Unos scones, panecillos de origen escocés, acompañados de nata y mermelada. 

👉 Unas pastas y cupcakes. 

¡Así cualquiera aguanta hasta la hora de la cena! 

¡Ah! No olvides ser educado. Nunca te sirvas a ti primero y, cuando lo prepares, pregunta a cada invitado cómo lo quieren tomar: con o sin leche, con o sin azúcar…

 

Si no tienes ganas de cocinar o tienes ganas de probar uno auténtico, en Gran Bretaña hay muchas cafeterías que siguen sirviendo el Afternoon Tea completo ¡algunas hasta con copa de champán para terminar! Si tienes previsto visitar pronto la isla, apunta un buen té en tu bucket list. 

Por cierto… si te preguntas por qué los británicos añaden leche al té, existen varias teorías: la más sencilla es simplemente para suavizarlo, ya que durante su traslado desde China a Gran Bretaña se oxidaba y su sabor era más amargo. Otras dicen que añadir un chorrito de leche evita que las tazas se manchen o se rompan debido al calor. Sea como sea, ¡ya tardas en prepararte un buen té con a cloud of milk!

Comparte
Nos encanta Inglaterra, su cultura e historia y estamos seguros de que a ti también. Hoy te traemos este post con 10 costumbres inglesas.

Introduce tus datos para mantenerte informado

Introduce tus datos para mantenerte informado