Las posibilidades que ofrece la tecnología digital para transformar el aprendizaje no tienen precedentes. Las tendencias y soluciones de tecnología educativa, o EdTech, tanto nuevas como consolidadas, se están adaptando a ella más que nunca y dando forma al futuro del aprendizaje, la enseñanza y los modelos educativos.

La EdTech fomenta la personalización de una enseñanza que, según Avi Warshavsky, consejero delegado de MindCET, ahora «gira más en torno al aprendizaje que a la escolarización». Este cambio se ve reflejado en las tendencias que están surgiendo, más propensas a centrarse en el alumno y alejarse de las instituciones.

En el centro de este cambio se encuentra el aumento de las aplicaciones que tiene la inteligencia artificial (IA) en la enseñanza y el aprendizaje. Este recoge algunas, ya que es y será la tecnología más importante, y la que dará forma a la educación en 2023. Informarse bien antes de tomar decisiones supondrá la diferencia entre mejorar o menoscabar el aprendizaje.

Estas son las 5 principales tendencias globales de EdTech centradas en el alumno de 2023:

 

Mayor presencia de la inteligencia artificial en la educación y las herramientas de evaluación 

ChatGPT ha ocupado el centro de la actualidad educativa en los dos últimos meses y ha dado lugar a preguntas básicas sobre cómo enseñamos y evaluamos el aprendizaje de los alumnos. Educadores de todo el mundo arrancaron 2023, reescribiendo a toda prisa sus planes de estudio y dejando a un lado los clásicos ejercicios de escritura. Es evidente que ChatGPT, y por extensión la IA, son los temas más importantes de la EdTech a corto plazo, pero las consecuencias negativas del uso de ChatGPT han eclipsado las muchas formas en que la IA está favoreciendo el aprendizaje personalizado y adaptativo. Es muy importante tener esto en cuenta, la IA no tiene por qué significar el apocalipsis educativo. La tecnología ha venido para quedarse, por lo que debemos encontrar la manera de utilizarla bien. Tenemos el ejemplo de Ethan Mollick, profesor de Wharton, que ha incorporado ChatGPT como herramienta obligatoria del curso junto con instrucciones para un uso responsable.

Ya hay soluciones EdTech que utilizan la IA de la forma adecuada. Hace poco vi una alentadora demostración en la que se utilizaba un entorno de IA para experimentar algo aún más aterrador que la particularidad que nos ocupa: hablar en público. Los alumnos hacían presentaciones frente a una cámara web y recibían comentarios sobre el tono, el ritmo, las expresiones faciales y las gesticulaciones, mientras un público virtual reaccionaba en tiempo real.

Mi compañera Imogen Casebourne escribió hace poco sobre ChatGPT y pidió a la plataforma que opinase sobre el papel de la IA en la educación, a lo que el chatbot respondió: «Será emocionante ver lo que nos depara el futuro de la IA en la educación, pero tenemos que asegurarnos de hacerlo de la manera correcta». No podría estar más de acuerdo.

 

Chatgpt

 

Centrados en el bienestar y la inteligencia emocional

La IA no solo se utiliza para mejorar los frutos del aprendizaje tradicional, como hablar en público, sino también para dar forma a la manera en la que los educadores abordan la salud mental de los estudiantes. Las soluciones de tecnología educativa utilizan cada vez más la IA para dar a los estudiantes técnicas personalizadas que reduzcan el estrés y eliminen el estigma social de pedir ayuda. A veces es más fácil pedir ayuda a un bot anónimo. Otras plataformas están utilizando chatbots sociales impulsados por IA para ayudar a estudiantes universitarios a superar la timidez a la hora de entrar en nuevos grupos sociales.

Esto apunta a una tendencia general de búsqueda de herramientas que cuiden el bienestar y la inteligencia emocional de los estudiantes y les ayuden a desarrollar habilidades como la empatía, la comunicación y la resolución de problemas. Tratan el aprendizaje como un proceso holístico que va más allá de las asignaturas tradicionales, como las matemáticas, el inglés o la geografía.

 

 

Tecnología que ayuda a los profesores, no que los sustituye

Cada vez hay más soluciones de tecnología educativa que liberan a los profesores para que puedan hacer lo que mejor saben: enseñar. Cada vez son más las plataformas que utilizan «sistemas de orquestación en el aula» para reducir los pasos de tareas habituales de clase de 26 a una sola instrucción oral, lo que aminora de forma considerable las exigencias cognitivas de los profesores demasiado ocupados. Los robots con IA ahora ayudan incluso a los profesores a desarrollar las clases, la evaluación y la corrección de las tareas. La pandemia de COVID-19, además de impulsar los usos de la EdTech, también subrayó la importancia del entorno. Las empresas se han fijado en esto y en 2023 veremos más soluciones creativas para asistir a los profesores, no para reemplazarlos.

 

La realidad virtual (RV) y la realidad aumentada (RA) acercan las experiencias inmersivas a más estudiantes

Tras una desagradable primera experiencia con las gafas de realidad virtual en 2022, mi entusiasmo por esta tecnología era, como poco, discutible. Sin embargo, es algo que avanza con gran rapidez y cada vez es más accesible, ya que hoy en día funciona a través de aplicaciones móviles sin necesidad de costosos auriculares.

Las experiencias educativas inmersivas y las simulaciones interactivas ya están al alcance de cualquiera, como yo, que manipulé un brazo robótico de RV de 2 metros de altura en medio del salón con la cámara y la pantalla de mi móvil como parte de un programa de formación profesional de RA. ¿No te interesan los brazos robóticos? Con los nuevos contenidos de RA y RV, puedes viajar al espacio profundo o al campamento base del Everest. La naturaleza de estas aplicaciones es caprichosa, y creo que alcanzarán su máximo esplendor en 2023.

 

 

Soluciones centradas en los seres humanos

No todas las tendencias para 2023 se centran en el uso de las aplicaciones tecnológicas más avanzadas. Muchas soluciones están innovando a través de enfoques centrados en el ser humano que analizan cómo se utiliza la tecnología en comunidades como el África subsahariana o la India rural. Estos métodos sitúan las necesidades del alumno por encima de las capacidades tecnológicas, y de este cambio de paradigma están surgiendo nuevos y potentes modelos educativos.

Cada vez más empresas de EdTech experimentan con modelos de aprendizaje basados en SMS que funcionan en teléfonos menos sofisticados o estudian cómo pueden las pedagogías indígenas aportar una insólita solución para superar la brecha digital. Este tipo de enfoques infunde empatía en el diseño y la implementación de la EdTech, y cada vez veo mayores beneficios en él.

 

Reflexión final

Esto no es una lista exhaustiva de los factores que perfilarán la EdTech en 2023, pero sí recoge las tendencias clave que representan la creciente madurez del uso que hacemos los educadores de la tecnología para respaldar el aprendizaje. Algo que solo haremos de forma eficaz informándonos para tomar las mejores decisiones. Nos encontramos en un momento de transición en la educación, en el que los sistemas del pasado son cada vez más irrelevantes para las posibilidades del futuro. La tecnología digital desempeñará un papel fundamental en el desarrollo de este futuro, y organizaciones como la Digital Education Futures Initiative (DEFI), de la que formo parte, se están esforzando para garantizar que este cambio se traduzca en un sistema educativo mundial inclusivo, empírico, transformador y orientado al diálogo. Únete a nosotros y contribuye a dar forma a este proceso.

¿Quieres saber más sobre enseñanza y tecnología? Echa un vistazo nuestros recursos gratuitos y libros blancos, en ellos encontrarás conceptos prácticos basados en la investigación.

 

 

Kevin Martin, Managing Director, Digital Education Futures Initiative (DEFI), Cambridge

Comparte
En un mundo cada vez más virtual, la popularidad de los exámenes digitales va en aumento. Cada vez utilizamos más nuestros dispositivos electrónicos, por lo que no es de extrañar que muchos de los alumnos se sientan más cómodos realizando exámenes digitales que sus equivalentes tradicionales en papel.