¿Cómo se utiliza la IA generativa para enseñar inglés? Las doctoras Evelina Galaczi y Nahal Khabbazbashi nos hablan de un estudio realizado por Cambridge y la Universidad de Bedfordshire en el que se preguntó a cientos de profesores de inglés de todo el mundo sobre su experiencia de uso. Los resultados pueden ayudarte a abrirte paso en el dinámico mundo de la inteligencia artificial e incluso darte algunas ideas para clase.

Parece que cada día surgen cientos de opiniones nuevas sobre el uso de la IA generativa en clase, pero aún no se ha investigado demasiado cómo la utilizan los profesores de inglés. Por eso, les hemos preguntado a ellos acerca de sus actitudes y experiencias con respecto a esta tecnología.

 

¿Qué es la IA generativa?

Según el Diccionario de Cambridge, la IA generativa puede definirse como: «una inteligencia artificial particular (= un sistema informático con algunas de las cualidades del cerebro humano, como la capacidad de interpretar el lenguaje, reconocer imágenes y aprender de los datos que se le suministran) capaz de producir texto e imágenes».

 

¿Qué preguntamos a los profesores?

A través de una encuesta y grupos de discusión, planteamos a 386 profesores de 70 países preguntas importantes sobre:

  • Su grado de familiaridad con la IA generativa
  • Cómo la utilizan en el día a día
  • Su actitud hacia ella
  • Las políticas institucionales
  • Los retos y beneficios a los que se enfrentan como profesores de inglés
  • Qué formación creen que necesitan

 

10 cosas que nos dijeron

 

1. Los profesores valoran positivamente la IA generativa

Los profesores valoran muy positivamente la IA generativa como herramienta para la enseñanza de idiomas y la educación en general, y destacaron el papel integral que le asignan en la enseñanza de idiomas. En palabras de un profesor de secundaria de Kenia: «La IA generativa es la mejor herramienta que tengo para enseñar ahora mismo». Un profesor de China señaló además que su uso sitúa a los profesores «a la cabeza de la innovación educativa».

 

2. Los profesores se sienten cómodos con la IA Generativa

El 84 % de los profesores afirmaron sentirse cómodos con el uso de la tecnología digital en general. Alrededor de la mitad (51 %) aseguró estar familiarizado con la IA generativa, y solo el 14 % afirmó no estar familiarizado en absoluto con esta tecnología. Cabe destacar que realizamos el estudio en julio y agosto de 2023 y que ChatGPT (la primera herramienta de IA generativa fácilmente accesible) se lanzó en noviembre de 2022. El alto nivel de familiaridad con esta nueva tecnología pone de manifiesto lo rápido que está creciendo el impacto de la IA.

 

3. Se usa con frecuencia

Los profesores admitieron utilizar la IA generativa con bastante frecuencia. Algo menos de la mitad (46 %) nos dijo que lo utilizaba semanalmente, y un tercio (36 %), mensualmente.Un profesor de primaria de Uruguay nos contó que la utilizaba todas las semanas para crear nuevas actividades y obtener ideas sobre cómo enseñar determinados temas.Sin embargo, todavía hay un 18 % que afirma no haberla utilizado nunca.

 

4. Los humanos son imprescindibles

El 73 % de los profesores afirmó no creer que la IA generativa vaya a sustituirles como educadores principales, que es lo mismo que pensamos en Cambridge. Los profesores consideraron que los humanos siguen siendo importantes en áreas que implican altos niveles de habilidad, hacer elecciones y tomar decisiones sobre el aprendizaje, ya que esto implica una comprensión integral de los aspectos cognitivos, emocionales y sociales de sus alumnos.

También opinaron que la IA generativa no cambiará de manera drástica la forma en que los seres humanos aprenden y enseñan. Como dijo el director de una escuela privada de Argentina, «la habilidad, la elección y la decisión» sobre muchos aspectos del aprendizaje siguen siendo responsabilidad del profesor. En la misma línea se pronunció un profesor indio: «El papel de un profesor humano no se limita a transferir unos conocimientos que ya están disponibles en todas partes». También hay una creencia generalizada de que el futuro pasará por unir a la IA generativa y los profesores, y que uno no sustituirá al otro.

 

5. La IA generativa ayuda a los profesores a disfrutar más con su trabajo

Dos de cada tres profesores afirman que la IA generativa aumenta su satisfacción laboral. Un profesor de Brasil comentó que contribuye al progreso de sus alumnos en el aprendizaje de idiomas, y eso desencadena una mayor motivación para los profesores.

 

6. ¡Puede hacer el trabajo pesado!

Los profesores creen que pueden utilizar la IA como «ayudante pedagógico» para agilizar su trabajo mediante la creación de planes de estudio y el diseño de actividades. Nos dijeron que utilizaban la IA generativa para adaptar sus materiales didácticos a las distintas capacidades, lo cual, como sabemos, es algo que lleva mucho tiempo a la mayoría de ellos en las clases de capacidades mixtas. En definitiva, la IA hizo parte de las tareas más pesadas y les ayudó a reducir la carga de trabajo.

 

7. Es una compañera de trabajo con un punto de vista diferente

Dos tercios de los profesores (67 %) afirmaron que la IA les aportaba ideas y perspectivas originales en las que no habían pensado. La IA generativa también se describió como una «compañera de trabajo o de conversación», una especie de «miembro del equipo» que puede ayudar al profesor, o como un «par de ojos extra» para revisar el trabajo de los alumnos. En palabras de un profesor argentino: «Es como un miembro del equipo con el que puedes contar incluso un domingo por la tarde, cuando no quieres molestar a los profesores o coordinadores y necesitas a alguien con quien intercambiar impresiones».

 

8. Puede mejorar los resultados académicos

Los profesores también afirmaron que ChatGPT puede ayudar a desarrollar la capacidad lingüística de los alumnos, por ejemplo, si lo utilizan para mejorar sus habilidades de escritura a través del feedback que proporciona. Un profesor italiano aseguró que había ayudado a una alumna a mejorar su nivel C1 de escritura.

 

9. Unas advertencias

También preocupan las trampas, el plagio y la posibilidad de que disminuya el pensamiento crítico a la hora de aprender. Como dijo un profesor de Ecuador: «A veces los alumnos tienden a buscar respuestas en ChatGPT, en lugar de analizar y pensar de forma crítica».

También nos preocupan el exceso de confianza en la IA, las cuestiones éticas, los resultados sesgados, las alucinaciones (la información falsa que genera) y que se difumine la barrera entre verdad y ficción. Y, por supuesto, la desigualdad en el acceso a la tecnología. Un profesor de Kenia comentó: «Hay alumnos que no tienen acceso a la IA y creo que están en desventaja con respecto a los que sí lo tienen».

También descubrimos que las políticas institucionales sobre el uso de la IA generativa son muy variadas y no siempre transparentes. En la pregunta sobre si la escuela o institución permite su uso, la mayoría de los profesores (36 %) escogió la opción «No estoy seguro». Por lo tanto, recomendamos que, como punto de partida, los profesores averigüen más sobre las políticas de su institución en materia de IA o trabajen proactivamente en la creación de una.

 

10. Es difícil recibir formación específica

La investigación reveló que hay mucha demanda y ganas de recibir más formación como parte del desarrollo profesional. En concreto, descubrimos que el 25 % de los profesores cree que necesita formación continua cada mes, y cerca de la mitad afirmó necesitarla algunos días al año.Una proporción realmente alta (85 %) declaró estar deseando aprender más sobre la IA generativa.

 

Cómo puede ayudar Cambridge

En Cambridge somos conscientes de la importancia de esta tecnología, pero también de lo desalentadora que puede resultar. Si ya la estás utilizando o estás empezando a pensar en ello, hay una serie de blogs, podcasts y consejos que puedes consultar:

 

Creemos firmemente que los humanos seguirán estando en el centro de la enseñanza. Me gustaría terminar con una reflexión que hicieron recientemente los destacados pedagogos Hamilton, Wiliam y Hattie: «Los mejores jugadores (actuales) de ajedrez no son humanos ni máquinas, sino humanos que trabajan con máquinas para descifrar la mejor jugada».

Así que, ¿cuál será tu próxima jugada?

Esta publicación está basada en un estudio llevado a cabo por Cambridge University Press & Assessment y el CRELLA de la Universidad de Bedfordshire. Las investigadoras principales fueron las doctoras Evelina Galaczi, de Cambridge University Press & Assessment, y Nahal Khabbazbashi, de CRELLA. En el equipo de investigación también participaron Helen Allen y Safi Lopes (Cambridge), Fumiyo Nakatsuhara y Katherine Halley (CRELLA).

Comparte
¡Te ayudamos a que tus alumnos superen esta prueba con éxito!