Cuando prepares a tus alumnos para los exámenes, te sorprenderás asumiendo funciones y responsabilidades extra, pero esto no tiene que suponer más estrés para ti ni para ellos. Cuando los alumnos disponen de los recursos adecuados en el momento oportuno, el camino para obtener la certificación de Cambridge se convierte en algo factible y divertido. También la enseñanza será una experiencia más gratificante. Entonces, ¿cómo podemos guiar a los alumnos para que consigan aprobar?

Crear un ambiente de apoyo

Para crear un ambiente de apoyo, tendrás que encontrar el equilibrio entre plantear retos a los alumnos y reforzar su confianza. Es fundamental evitar abrumarlos con ejercicios prácticos para el examen o agruparlos en función de sus conocimientos lingüísticos desde el principio. En su lugar, céntrate en establecer objetivos, hacer que se familiaricen con el examen y con sus compañeros, y presentar el próximo examen como un algo difícil dentro de sus posibilidades. Esto les ayudará a confiar cada vez más en que pueden alcanzar su objetivo.

Enseñar pensando en el examen también significa integrar el aprendizaje y la evaluación a lo largo de todo el curso. No se aprueban los exámenes repasando sin más el material del curso ni corrigiendo todo el tiempo las respuestas de los ejercicios prácticos, sino aprovechando al máximo los recursos disponibles. Con el enfoque adecuado, los alumnos sentirán que pueden aplicar las destrezas lingüísticas desarrolladas en el aula y, en última instancia, en la vida.

 

Cómo presentar el examen

Aunque puede ser tentador empezar por un simulacro de examen, ¡no lo hagas! Es mucho más interesante y positivo utilizar material real para practicar al principio del curso. Puedes utilizar un procedimiento estructurado como este para guiar a tus alumnos:

 

Explora el formato de los recursos

Nos gusta ofrecer a los alumnos un libro de preparación que contenga más de un examen. Diles que no escriban en los libros, lo ideal es compartirlos en pequeños grupos y hojearlos juntos.

Di a los alumnos que no intenten responder a las preguntas del examen. En lugar de eso, anímalos a fijarse en su estructura y en las distintas partes y ejercicios. Procura que reparen en que hay distintos exámenes con la misma estructura y el mismo número y formato de preguntas.

 

Incluso puedes hacer un control basado en el formato del examen o darles una hoja de ejercicios guiada para explorar secciones del examen, como las de los libros Cambridge English Exam Booster:

También puedes adaptar este tipo de preguntas a juegos y actividades. Por ejemplo, puedes darle las preguntas a una mitad de la clase y las respuestas correctas a la otra mitad. Después tendrán que buscar a la persona que complete la pregunta con la respuesta correcta, lo que dará pie a un debate sobre el examen.

 

Orienta debates sobre la actitud de los alumnos ante el examen

Después de repasar el formato del examen, es una buena idea preguntar a los alumnos qué partes les parecen fáciles y cuáles les parecen más difíciles. Esto les ayuda a pensar en sus conocimientos de una manera amable y accesible. Anímales a que digan con qué partes se sienten más seguros y en cuáles querrían centrarse para mejorar durante el curso.

Recuerda a los alumnos también que el examen es el final del recorrido, no el comienzo. Es normal que algunas partes del curso les resulten más difíciles al principio. Así alcanzarán un término medio, no se preocuparán demasiado por las dificultades ni se confiarán demasiado si los primeros resultados son positivos.

 

Empápate del manual del examen

Una vez analizada la prueba práctica, introduce secciones específicas del manual oficial del examen. Esto puede ayudar a aclarar dudas sobre el formato y lo que se espera de ellos.

 

Relaciona el examen con tu libro

Si utilizas un libro de texto que tiene información y ejercicios relacionados con el examen, guía a los estudiantes a través de los capítulos. Haz hincapié en que las lecciones coinciden con los componentes del examen.

Si los alumnos tienen dudas sobre alguna sección o componente, repasadlo juntos. Eso puede aumentar su confianza. Nos interesa que los alumnos valoren positivamente el libro de texto y lo vean como un recurso que les ayuda a progresar.

 

Avanzar con confianza

Nuestro objetivo como educadores va más allá de preparar a los alumnos para un examen. Queremos que se beneficien de todo el proceso. Cuando los alumnos comprenden la estructura del examen y ven cómo encaja con el aprendizaje habitual de la clase, la prueba se transforma en un objetivo difícil pero alcanzable. Es normal que los alumnos cometan errores y tengan problemas por el camino, pero si les transmitimos una visión positiva y realista del objetivo final, y les dotamos de los recursos adecuados, empezarán con buen pie y ganarán confianza.

 

Recursos para descargar

Usa estos ejemplos de la serie Exam Booster de Cambridge para ayudar a los alumnos a familiarizarse con el formato del examen.

A2 Key and Key for Schools Exam Booster Photocopiable exam resources for teachers 

B1 Preliminary and Preliminary for Schools Exam Booster Photocopiable exam resources for teachers

B2 First and First for Schools Exam Booster Photocopiable exam resources for teachers 

 

¿Te ha resultado útil este artículo para tus clases de preparación de exámenes?

Suscríbete a nuestro boletín para profesores para recibir más información cuando se publique.

Comparte
Hoy en día es muy importante conocer cuál es tu nivel de inglés, ¡y más aún poder certificarlo!