Subir

Emociones positivas

7 diciembre, 2017

Cambridge Learning Journey, Educación e Innovación, Pedagogía

Hoy hablamos de las emociones positivas, de la Teoría de Ampliación y Construcción y vemos algunos ejemplos.

La mayoría de nosotros conoce el propósito de las emociones negativas. Reducen nuestro rango de pensamientos y acciones para enfocarse específicamente en la amenaza. Todos nos hemos encontrado frente a  una reacción de ‘luchar o huir’ (fight-or-flight response). El miedo conduce a salir corriendo y huir, mientras que la ira tiende a pasar a la acción y luchar.

Teoría de Ampliación y Construcción

Hasta hace poco había muy poco interés en las emociones positivas. De hecho, solo se prestaba atención a la alegría o la felicidad como un indicador de que un individuo no estaba deprimido. Afortunadamente, el trabajo pionero de la profesora Barbara Fredrickson y su Teoría de Ampliación y Construcción de las emociones (Broaden and Build Theory) ha proporcionado una explicación del papel de la emoción positiva.

Su teoría sugiere que si bien las emociones negativas reducen la perspectiva de las personas y las mantienen enfocadas en el problema específico o amenaza, las emociones positivas amplían los pensamientos y acciones probables de las personas, así como sus comportamientos. Las emociones positivas amplían nuestra atención y nuestro pensamiento en lugar de centrarnos en un solo tema, lo que nos permite acceder a una mayor gama de perspectivas y acciones. En lugar de simplemente ayudarnos a sentirnos bien en el momento, experimentar emociones positivas regularmente nos permite construir importantes recursos y habilidades psicológicas, sociales y emocionales.

Por lo tanto, la teoría demuestra que incrementar las emociones positivas:

  • Aumenta la productividad, motivación, compromiso, persistencia, creatividad, memoria, resiliencia, percepción y relaciones.
  • Nos ayuda a recordar, a aprender y a comunicarnos con los demás.
  • Nos hace más curiosos e interesados, dispuestos a probar nuevas actividades y a desarrollar nuevas habilidades.

Pensad en las reuniones de trabajo, donde a menudo son lugares en que nos enfocamos en problemas o quejas y eso genera emociones negativas. En situaciones así es difícil ser creativo. Además las interacciones con los demás pueden ser tensas y es posible que no seamos productivos. Sin embargo, en una reunión en la que se generan emociones positivas, éstas pueden ayudar a generar fácilmente nuevas ideas y oportunidades, a ser más creativos y a que los asistentes se sientan apoyados y dispuestos a relacionarse con los demás.

Además, el estudio también demuestra que las emociones positivas deshacen las emociones negativas, aumentan la resistencia psicológica y son buenas para nuestra salud.

Ejemplos de emociones positivas

El primer paso para aumentar las emociones positivas es reconocerlas. Barbara Fredrickson menciona las diez emociones positivas más comunes: 

  • Alegría
  • Gratitud
  • Serenidad
  • Interés
  • Esperanza
  • Orgullo
  • Diversión
  • Inspiración
  • Temor
  • Amor 

Todas estas emociones positivas amplían nuestra perspectiva. Un metaanálisis de más de 300 estudios sobre positividad, donde se evaluó colectivamente a más de 275,000 personas, concluyó que la positividad produce tanto éxito en la vida que refleja más éxito.

  • Los médicos que se ponen de buen humor antes de que se les pida que hagan un diagnóstico en un caso complicado, demuestran más éxito que los médicos en un estado neutral.
  • Los estudiantes preparados para sentir una emoción positiva, superan a sus compañeros en los exámenes. 

En pocas palabras, las emociones positivas no son simplemente el resultado de que las cosas vayan bien, sino también la causa. Experimentar emociones positivas, por lo tanto, desarrolla espirales ascendentes de desarrollo. Y un hallazgo clave es que su frecuencia es más importante que su intensidad.  

¿Cuál de estas emociones debidas regularmente generas en ti o en tus alumnos / hijos? ¿Dónde estás cuando esto sucede? ¿Con quién estás? ¿Qué experimentas con más frecuencia? ¿Cómo haces que eso suceda? ¿Podría aumentar la cantidad de emociones positivas experimentadas? ¿Qué actividades planearías hacer esto? 

Es vital que, cuando trabajamos con niños y jóvenes, busquemos crear entornos que permitan que prosperen las emociones positivas. Esto puede ser a través del desarrollo de relaciones cálidas y de apoyo, generando un sentimiento de pertenencia y una sensación de seguridad y protección. Al mismo tiempo, debemos enseñar explícitamente habilidades en entornos en los que se los modela, valora y fomenta.

La próxima entrega hablaremos de cómo amedrentar esta tendencia que los seres humanos tenemos al dar más importancia a los factores negativos que positivos.

¡Hasta la semana que viene!

 

Autor: Simon Ward

Posts Relacionados

Stepping Forward: ABP e Inteligencias Múltiples / Múltiples proyectos y múltiples inteligencias.

21 noviembre, 2018

Educación e Innovación, Trabajo por proyectos

¿Conoces la teoría de las inteligencias múltiples? ¿Sabes que hay más de un tipo de inteligencia? ¿sabes que, además, puedes integrar estas múltiples inteligencias en tus proyectos ABP (Aprendizaje basado en proyectos)?

Leer

Aprendizaje basado en proyectos e inteligencia emocional, ¿tándem perfecto?

24 octubre, 2018

Educación e Innovación, Trabajo por proyectos

¿Crees que es posible conjugar el aprendizaje basado en proyectos con la inteligencia emocional? Hoy te damos algunas pistas para hacerlo de manera exitosa

Leer

¿”Beside” o “besides”?

17 octubre, 2018

Gramática

Solo diferencia una letra a estas dos palabras, pero hay mucho más detrás ¡descúbrelo y no vuelvas a dudar si escribir o no la “s”!

Leer