Subir

Hagamos balance: ¿qué hemos aprendido de estos quince meses dando clase en remoto y presencial?

15 julio, 2021

Destacados, Ideas para profesores, Profesores

En marzo de 2020, más de 160 países se vieron obligados a adoptar la enseñanza en remoto, debido al cierre de los colegios y al confinamiento de las comunidades. Profesores de todo el mundo realizaron un enorme esfuerzo colectivo para llegar al alumnado y permitirle que su educación continuara, a menudo mediante clases en directo a través de internet.

Al principio, se prestó mucha atención a la «enseñanza de emergencia en remoto», y profesores, escuelas e instituciones improvisaron «soluciones rápidas en circunstancias difíciles» (Hodges et al. 2020). Las comunidades educativas a nivel tanto local como mundial impulsaron la colaboración ante este reto sin precedentes. Hasta cierto punto, resultó emocionante, aunque también agotador…

Ahora que han transcurrido quince meses, todos estamos más acostumbrados a nuestras vidas digitales, tenemos más confianza y resultamos más competentes en nuestros espacios de enseñanza en línea; tenemos un poco más de tiempo para sentarnos y hacer balance. Me gustaría compartir una serie de lecciones que, para mí, son importantes.

 

Cada caso es diferente

Ya sabíamos todos que el contexto en que enseñamos determina cómo enfocamos nuestra enseñanza, pero creo que este hecho merece nuestra atención en el ámbito del aprendizaje en remoto. Las primeras ideas giraban en torno a aspectos como los siguientes:

  • cómo dominar la tecnología para las clases en remoto;
  • cómo vigilar las aulas para grupos pequeños;
  • cómo fomentar la participación de los alumnos mediante el chat y las herramientas de toma de notas;
  • cómo mantener la privacidad y la seguridad en nuestras aulas digitales.

Con el paso del tiempo fuimos aprendiendo a adaptarnos a los diferentes requisitos de cada plataforma. Por ejemplo:

  • Pequeñas cosas, como dónde y cómo compartir un archivo;
  • Cosas más complejas, como dirigir grupos sincrónicos sin aulas para grupos pequeños;
  • La imposibilidad de utilizar vídeos en streaming o la imagen de la cámara web en contextos donde el ancho de banda es bajo.

Al igual que sucede con los contextos y materiales no digitales, es evidente que no existe una única fórmula aplicable a todos los casos. Como formadora he aprendido que he de ofrecer alternativas y soluciones flexibles. También es importante fomentar la confianza de los profesores en el hecho de que ellos son los más indicados para decidir cuál es el enfoque más apropiado para su clase.

 

Adaptarse a las circunstancias

Además de a diferentes plataformas, debemos adaptarnos también al diverso abanico de dispositivos que nuestros alumnos utilizan para asistir a nuestras clases. En cualquiera de ellas siempre habrá alumnos conectados desde muy diferentes aparatos: ordenadores de sobremesa, portátiles, tabletas, móviles, etc. La conectividad también varía enormemente: desde Ethernet de alta velocidad hasta conexiones de datos. Ello implica que tal vez haya alumnos que no puedan acceder a todas las funciones disponibles en tu aula digital.

A menudo podemos confiar en la autonomía de nuestros alumnos y en su capacidad para encontrar soluciones de compromiso. No obstante, también es importante que nosotros, como profesores, experimentemos con las diferentes experiencias de usuario. Tenemos que saber lo que se siente al utilizar la plataforma que hemos escogido desde varios dispositivos diferentes. Así podremos vivir en carne propia la frustración de nuestros alumnos con un ancho de anda bajo, o lo mucho que nos limita la navegación en una pantalla pequeña. No hay mejor manera de descubrir cómo adaptar mejor nuestras clases y materiales que dedicar algo de tiempo a ponernos en la piel de nuestros alumnos.

 

Todos seguimos estando en un espacio físico, aunque no sea el mismo 

Se ha escrito mucho sobre la «fatiga de Zoom» y sobre los efectos negativos que las horas dedicadas a videollamadas tienen en nuestros niveles de concentración y energía; esto es algo que sucede tanto si se trata de clases digitales como reuniones de negocios o encuentros familiares virtuales.

Mantener los ojos fijos en la pantalla, interactuando con los bustos bidimensionales de nuestros colegas, compañeros y alumnos, puede resultar cansado. A veces incluso nos olvidamos de que las personas con las que estamos interactuando existen más allá de la imagen que vemos en pantalla, y esto puede tener un efecto deshumanizante y letárgico.

Debemos recordar que tanto nosotros como nuestros alumnos somos humanos, seres reales de carne y hueso. Existimos en contextos tridimensionales probablemente muy diversos entre sí. Algunos de nosotros estaremos en casa, en nuestras cocinas, salones o dormitorios; otros, en la oficina, y otros, en el metro. Preguntar a nuestros alumnos dónde están al principio de cada clase puede contribuir a que todo el mundo se sienta más conectado y reforzar el espíritu de grupo.

(Mujer cansada mirando a la pantalla, fatiga causada por Zoom)

 

Cómo fomentar la implicación del alumno con el espacio físico 

Abrir la clase en línea e incluir nuestro espacio físico motiva, fomenta la participación y eleva la energía. Pide a los alumnos que se aparten de la pantalla un momento y se fijen en los detalles del espacio que les rodea. Agradecerán esa pausa para desconectar de sus aparatos y mirar a su alrededor. Cuando les pidas que vuelvan a mirar a la pantalla, pídeles que comenten un detalle o dos que hayan llamado su atención. Conectar con las vidas de los alumnos siempre ha sido un aspecto importante en todo tipo de enseñanza, y cobra especial relevancia en el caso de la enseñanza digital.

mujer haciendo estiramientos delante del ordenador

Apartar la vista de la pantalla es una forma de interrumpir la clase, pero podemos ir más allá pidiéndoles a los alumnos que se levanten y se den una vuelta (si el contexto lo permite, ¡podría resultar difícil en el tren o el autobús!). Pídeles que busquen un objeto de la habitación y se lo muestren al resto. Invítales a que hagan algunos estiramientos sencillos, o jugad a las películas. Todo aquello que implique movimiento y pueda luego relacionarse con la lección aumentará la implicación del alumno y le ayudará a recuperar la concentración.

 

Si reflexionas sobre los últimos quince meses, ¿qué es lo más importante que has aprendido?

 

Ceri Jones, ELT professional
——————————————————————————————————————————

Referencias
Hodges, C. et al. (2020), “The Difference Between Emergency Remote Teaching and Online Learning Educause Review”, https://er.educause.edu/articles/2020/3/the-difference-between-emergency-remote-teaching-and-online-learning

UNICEF (2021), “Covid-19 and school closures: One year of education disruption”, https://data.unicef.org/resources/one-year-of-covid-19-and-school-closures/

Posts Relacionados

¿Qué diferencia hay entre fun y funny? ¡Te lo explicamos!

23 septiembre, 2021

Aprender inglés, Destacados, Errores comunes, Gramática

Uno de los errores más comunes entre los estudiantes de inglés es el uso incorrecto de las palabras fun y funny. Hoy estamos aquí para ayudarte a resolver de una vez por todas este problema.

Leer

50 frases cortas en inglés: ¡usa expresiones en inglés como un nativo!

14 septiembre, 2021

Aprender inglés, Lengua inglesa, Vocabulario y frases

Hello everyone! En el post de hoy os traemos una selección de 50 frases cortas en inglés muy usadas en el día a día. Frases cotidianas, de trabajo, de amor y algunos dichos muy comunes que te harán parecer un auténtico nativo. ¡Ah, también son perfectas para tus redes sociales! Tanto si quieres comunicarte con tus seguidores extranjeros como escribir un texto resultón, seguro que encuentras tu frase perfecta.

Leer

Ejercicios en clase: Escribir para ganar fluidez.

2 septiembre, 2021

Aprender inglés, Ideas para profesores

Escribir para obtener fluidez consiste en escribir como forma de descubrimiento, de averiguar las opiniones de uno. A fin de preparar mejor a nuestros alumnos para la escritura, debemos dedicar tiempo a la redacción por placer y como exploración. En este artículo, Jade Blue comparte algunas actividades prácticas para el aula que podrás probar con tus alumnos para que desarrollen fluidez por escrito.

Leer