¿Cuánto tiempo al día dedicamos a evaluar trabajos de alumnos? ¡Seguro que mucho! Corregir el trabajo escrito de los estudiantes es una tarea que normalmente lleva mucho tiempo y puede resultar tediosa.

 ¿Tus alumnos solo se fijan en la nota e ignoran todo lo demás? ¿Siguen cometiendo el mismo error que ya les has corregido un montón de veces? ¿A veces tienes la impresión de que te pasas más tiempo corrigiendo el trabajo de tus alumnos que el que ellos dedican a leer tus comentarios?

Si alguna vez te has preguntando si merece la pena tanto esfuerzo, no eres el único/a. La mala noticia es que la cantidad de horas que pasas corrigiendo trabajos escritos probablemente no sea lo más productivo que puedes hacer con tu tiempo. La buena noticia es que hay trucos para reducir tu carga de trabajo y mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Hoy compartimos con vosotros 10 consejos para experimentar con ellos:

 

1. Céntrate en lo positivo

Cuando tenemos una montaña de trabajos escritos por revisar, es buena idea dejar de pensar en nuestro trabajo como “corregir”. Cambiémosle el nombre a “feedback”. Se ha demostrado que normalmente los alumnos aprenden más de los comentarios sobre lo que hacen bien que de las correcciones. Por eso, no sientas que tienes que corregirlo TODO.

 

2. Céntrate primero en el contenido y la organización

Para que los alumnos puedan aprender de tus comentarios tendrán que actuar en base a ellos. Esto implica que tendrán que hacer más de un borrador para cada redacción. Cuando comentes sus primeros borradores, céntrate en el contenido y la organización del texto.

 

3. Deja claro de antemano el enfoque de tu revisión

Los alumnos quieren saber cómo se va a evaluar su trabajo y cómo vas a enfocar tus comentarios. Hazlo lo más concreto posible y evita frases como “gramática correcta”. Comparte esta información antes de que empiecen a escribir y restringe tus comentarios solo a las áreas que hayas determinado previamente.

 

4. Promueve el feedback entre compañeros

Los alumnos no son siempre la mejor opción para valorar la corrección del trabajo de sus compañeros, pero normalmente pueden proporcionar información valiosa acerca del contenido y la organización. Leer el trabajo de sus compañeros puede ser una fuente valiosa de ideas y vocabulario que les haga mejorar su propia producción escrita.

 

5. Guárdate la nota

Si quieres que los alumnos lean tus comentarios, no pongas notas. En caso de que tengas que puntuar con nota, dásela más tarde; así, tus alumnos tendrán tiempo para reflexionar sobre tus observaciones. 

 

6. Elige un pequeño número de errores en los que centrarte

Si intentas corregirlo todo, probablemente resulte abrumador tanto para ti como para tus alumnos. Sé selectivo/a. 

 

7. Asegúrate de tener tiempo en clase para trabajar en base al feedback

Usar códigos de error es una buena forma de hacer que los alumnos reflexionen sobre los problemas del texto sin dar demasiada información. Deja tiempo en clase para que trabajen por parejas y revisen juntos los trabajos con tus comentarios.

 

8. Haz algunas correcciones grupales

Elige aquellos problemas que sean comunes para la mayoría de los estudiantes. Puedes copiar extractos anónimos de su trabajo, ponerlos en la pizarra y revisarlos en grupo. Reserva un tiempo para que, tras la corrección general, los alumnos puedan trabajar de forma individual y revisar lo que habéis corregido en sus propios trabajos. 

 

9. Pregunta a tus alumnos en qué quieren que te centres

Pide a los alumnos que, antes de enviarte sus trabajos, subrayen las partes sobre las que no están muy seguros y sobre las que les gustaría que les dieras tus impresiones. 

 

10. Prueba nuevos medios para dar feedback

Muchos profesores utilizan software de procesamiento de textos como Microsoft Word o Google Docs para añadir sus observaciones. Una alternativa que suele tener buena acogida en los alumnos es grabarte hablando y comentando su trabajo. Puedes compartir este feedback oral como un archivo de audio.

Otra opción es experimentar con software de grabación de pantallas (como Screencast de TechSmith). Esto te permite grabar tu voz a la vez que grabas lo que sucede en tu pantalla (por ejemplo, mientras que estás comentando el trabajo escrito de un alumno). 

 


 

Si quieres saber más sobre cómo comentar el trabajo escrito de tus alumnos, te recomendamos este webinar sobre corrección y feedback de trabajos escritos.

Comparte
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Cuando empezaste a hablar inglés, seguro que lo hiciste utilizando frases muy sencillas: con un sujeto y un verbo conseguías comunicar las ideas básicas. Pero, conforme has ido avanzando, esta estructura se te ha quedado corta. Es aquí donde entran las relative clauses, oraciones con pronombres relativos, para ayudarte a expresar ideas más complejas y a que tu inglés suene mucho más natural.

Introduce tus datos para mantenerte informado

Introduce tus datos para mantenerte informado