Las necesidades del alumno a la hora de leer, ¿cambian a medida que este progresa? Craig Thaine, autor de Off the Page Activities to Bring Lessons Alive and Enhance Learning, se plantea algunos de los cambios que podrían darse y sugiere formas de responder como profesor.

El proceso de una clase de lectura suele seguir un patrón típico. Con las actividades previas a la lectura se busca generar cierto interés por el texto y preparar a los alumnos con palabras clave o información general. Mientras el alumno lee, completa ejercicios que le piden que demuestre que ha entendido la información proporcionada por el texto. Son ejercicios que se ordenan en una secuencia que va desde el más sencillo hasta los más complicados. También se pretende con ellos que se practiquen algunas de las subcompetencias relacionadas con el reading, como la lectura rápida enfocada a la obtención de información general (o reading for gist). Por último, se proponen actividades de seguimiento, seguramente relacionadas con la conversación o, de una manera u otra, con el lenguaje.

 

¿Cambian las necesidades de lectura de los alumnos según el nivel en que se encuentran?

Si realizamos un seguimiento de los alumnos desde el nivel A1 o A2 hasta que tienen más confianza utilizando el inglés, en los niveles B1+ y superiores, la estructura general de las clases de lectura no cambia demasiado. No obstante, el tipo de necesidades del alumno en relación con la lectura puede sufrir ligeras variaciones.

En niveles inferiores, el momento de la prelectura es, a menudo, más importante. Los alumnos tienen menos inglés a su disposición, así que los profesores han de pensar bien la información general que la clase podría necesitar como ayuda para entender el texto. También deben pensar con mayor detenimiento en qué palabras y expresiones del texto resultarán más difíciles, y decidir cómo van a «preenseñar» ese lenguaje. El objetivo de este tipo de apoyo es fomentar que los alumnos lean con un nivel de fluidez razonable la primera vez que se enfrenten al texto.

En niveles superiores, los ejercicios de preparación a la lectura son importantes, pero, con frecuencia, no es necesario que sean tan específicos y sofisticados como en los niveles inferiores. A medida que los alumnos desarrollen más competencia en lengua inglesa, cabrá esperar que se conviertan en lectores más independientes, que se relacionen con los textos de forma más crítica. También será deseable que desplieguen de forma automática algunas estrategias de lectura en las que nos habíamos centrado en otros niveles, por ejemplo, tratar de adivinar el sentido de algunas de las palabras por el contexto o, tal vez, realizar pausas para pensar en lo que han comprendido de un texto a media lectura.

 

¿Significa esto que habrá diferencias notables entre una clase de lectura y otra?

El tipo de ejercicios de lectura que realizamos en los niveles inferiores pueden, con frecuencia, realizarse en niveles superiores, y viceversa. La diferencia radica en la prioridad y en dónde ponemos el énfasis. Puede que en los niveles inferiores dediquemos más tiempo a las actividades previas a la lectura, y que en los niveles superiores incluyamos más ejercicios de los que se realizan durante esta.

 

¿Cuáles serían algunos posibles ejercicios de prelectura para niveles inferiores?

Uno muy conocido es aquel en que nos servimos de material visual que los alumnos pueden comentar por parejas y en grupos reducidos. Al escuchar lo que dicen los alumnos, los profesores pueden valorar cuánto saben ya estos sobre la información que proporciona el texto, y subrayar o explicar algunos aspectos clave o palabras del vocabulario que podrían serles útiles. Este tipo de ejercicios tienen la ventaja añadida de permitir a los alumnos activar su conocimiento del mundo.

Otro posible ejercicio de preparación que puede ayudar a los alumnos es leer en voz alta un resumen del texto sobre el que podrán hacerte preguntas. El resumen no deberá tener más de tres o cuatro frases y habrá de referirse a algunos momentos o aspectos clave del texto. Tras leer el resumen en voz alta, los alumnos trabajan en parejas o grupos reducidos buscando preguntas para el profesor. Este ejercicio tiene la ventaja de que se centra de forma más directa en el contenido del texto, en vez de en el ámbito general al que pertenezca su tema. Además, ofrece a los alumnos la oportunidad de practicar su listening y su speaking. Tras responder a sus preguntas, puedes pedir a los alumnos que intenten predecir el tema sobre el que creen que tratará el texto, y que hagan una lectura rápida enfocada a la obtención de información general (gist read) para descubrirlo.

 

¿Cuáles serían algunos posibles ejercicios de prelectura para niveles superiores?

Los libros de texto a menudo ofrecen un abanico de ejercicios para realizar durante la lectura. Entre ellos, son frecuentes las preguntas de comprensión, las frases de verdadero y falso, las preguntas con múltiples respuestas posibles, los ejercicios de completar frases y los de toma de notas. Si bien estas actividades son útiles como medio de comprobar la compresión del texto, no tienen por qué fomentar una lectura más independiente entre los alumnos de los niveles más altos. En su libro Teaching and Developing Reading Skills, Peter Watkins ofrece una amplia selección de posibles ejercicios alternativos para realizar durante la lectura, por ejemplo, uno llamado «Using symbols», que permite a los alumnos leer el texto y reaccionar ante él de forma más independiente. A medida que leen, tienen que marcar el texto con símbolos que representen sus reacciones, por ejemplo: (tic) = estoy de acuerdo con esto; ? = esto no lo entiendo; ! = esto me sorprende/conmociona.

Otra posibilidad es pedir a los alumnos que ideen tareas de lectura para sus compañeros. Una vez hayan completado la primera lectura del texto, los alumnos trabajan en parejas para redactar un ejercicio que tendrá que hacer otra pareja. Te resultará de ayuda dar a los alumnos ideas sobre en qué podría basarse su ejercicio de lectura, por ejemplo, algún detalle del texto, la opinión del autor, algo importante que no se esté expresado abiertamente, etc. Recalca además el hecho de que su ejercicio deberá centrarse en los detalles que contiene el texto, y no en información general externa a este.

 

Watkins, P. (1997) Teaching and Developing Reading Skills. Cambridge: Cambridge University Press.

 

Autor: Craig Thaine

 

 

Comparte
Nuestra columnista mensual, Jo Szoke, nos cuenta qué es TikTok, por qué deberías considerar usarlo en clase y qué cuentas puedes visitar para inspirarte.

Introduce tus datos para mantenerte informado

Introduce tus datos para mantenerte informado