Los diferentes orígenes de los habitantes de un país, sin duda, enriquecen y diversifican su cultura ¡Aquí van algunos ejemplos!

Los inmigrantes y refugiados aportan muchos beneficios a sus países de acogida, tanto al nivel cultural, como económico, social o científico. Y para muestra un botón.

Hoy traemos una selección de autores que han enriquecido la literatura inglesa: cinco de los mejores o más emblemáticos autores que adoptaron la lengua de Shakespeare para escribir.

Joseph Conrad (1857-1924)

Su nombre original: Josef Teodor Konrad Korzenlowski, nacido en Ucrania y nacionalizado británico en 1886. Se trata de un novelista que anticipó muchas tendencias del siglo XX. Entre sus obras destacan: The Heart of Darkness (El corazón de las tinieblas), Nostromo y Lord Jim.

Vladimir Nabokov (1899-1977)

Nacido en San Petersburgo, Rusia. Emigró a Alemania,  después a Reino Unido (a Cambridge para ser precisos), luego a Francia y por último a EEUU. Entre sus novelas y otras obras contamos con la polémica Lolita.

Chinua Achebe (1930-2013)

Nacido en Nigeria, emigró a EEUU. Poeta, novelista y crítico. Su primera novela escrita en inglés fue Things Fall Apart (Todo se desmorona) en 1958. Fue una de las primeras de la literatura Africana en llegar a una audiencia mundial.

Salman Rushdie (1947- )

Nacido en Mumbai, India. Emigró a Reino Unido en 1965 donde fue alumno de la Universidad de Cambridge. Sus libros han sido comparados con el realismos mágico latinoamericano. Entre sus orbas más populares encontramos Midnight’s Children (Hijos de la medianoche) y The Satanic Verses (Los versos satánicos).

Kazuo Ishiguro (1954- )

Kazuo Ishiguro nació en Japón y pero con sólo seis años emigró a Reino Unido. Aunque tiene temas orientales, en sus obras se respira un exquisito estilo de prosa en inglés. Ganador de varios premios por novelas como The Remains of the Day (Los restos del día) y la más reciente The Buried Giant (El gigante enterrado).

 

¿Se te ocurre alguno más? Cuéntanoslo en redes sociales 🙂

Comparte
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Cuando pensamos en tradiciones británicas, la hora del té es una de las primeras que se nos viene a la mente. Y es que nos resulta imposible imaginar a los personajes de Jane Austen sin una tacita de porcelana en la mano, a Alicia en el País de las Maravillas sin su extravagante Afternoon Tea o al mismísimo Doctor Who sin su dosis diaria. ¿Verdad?

Introduce tus datos para mantenerte informado

Introduce tus datos para mantenerte informado